Elecciones presidenciales

Elegir al menos malo no es una solución acertada.

Quedan solo días para las elecciones presidenciales para definir el futuro de nuestro país y el debate de Anatel del lunes 15 de noviembre 2021 ha presentado más una discusión de consejo de curso en el colegio que un debate entre personas adultas que pretenden gobernar un país. Con el nivel que presentan los distintos candidatos estamos en una situación difícil y complicada, con programas de gobierno que se actualizan de un día para otro y entregando posturas totalmente distintas a lo que eran inicialmente, otros programas que no concuerdan con la realidad nacional y que difícilmente se puedan financiar dada la inmensa crisis económica que se acerca que no solo afectará a Chile, sino al mundo entero.

Este último debate debía dar la oportunidad a los candidatos de llegar a los más indecisos y poder dejar claro sus puntos vistas y pensamientos de su programa o proyecciones de gobierno, pero fue todo lo contrario; Sebastián Sichel se pudo posicionar un poco mejor y poder convencer y demostrar que aún no se da por vencido siendo que ha tenido un rendimiento lamentable. Yasna Provoste pasó desapercibida y en un intento de tratar de revivir antiguas glorias de la ya inexistente concertación no hizo más que desperdiciar una oportunidad enorme. José Antonio Kast fue atacado por todos los bandos, pero no pudo sobreponerse y además de presentar un evidente negacionismo sobre temas como la dictadura, cambio climático en donde demostró que no se ponía de acuerdo entre lo que decía el y lo que decía su programa de gobierno. Marcos Enríquez Ominami aprovecho bien la situación en donde se posicionó como alguien centrado y que tenía las ideas claras, pero su evidente ego lo hizo desperdiciar esta oportunidad en donde en situaciones en donde manifestó que en su eventual gobierno no habría ninguna manifestación, es algo poco realista y quita seriedad a su postura. Gabriel Boric presentó una postura de mantención, es decir se mantuvo tranquilo y sin generar mayor controversia, una estrategia bastante acertada. Eduardo Artes propone un sistema bastante alejado a lo que es el pensamiento y realidad del país. Franco Parisi aun se espera si realmente llegará a Chile o gobernará por teletrabajo.

Chile presenta una crisis social, institucional y política enorme, en donde los distintos candidatos a la presidencia representan a sectores que fueron responsables de la situación actual del país, no olvidemos que estos sectores formaron parte de gobiernos anteriores como por ejemplo la concertación que gobernó una gran cantidad de tiempo e introdujo políticas públicas fallidas y que generaron mas un problema que una solución como el Transantiago, el Cae, privatización del agua, entre muchos otros proyectos. Los dos gobiernos de derecha se han caracterizado por ser igual de desastrosos para el país, mayoritariamente el gobierno actual se ha caracterizado por hacer oídos sordos frente al evidente malestar social, al cual ellos les gustaba llamarlo el oasis de América del sur, no porque fuéramos los mejores del continente sino porque estaban tan ciegos para poder observar que las mineras y las transnacionales están secando el país y generando una crisis hídrica enorme y además el descontento social y el rechazo a la elite política estaba llegando al clímax y que desembocó en el estallido social.

En síntesis, al momento de usted decidir al futuro presidente del país, analice y piense bien si elegirá a los que generaron la realidad actual del país o los que intentan mejorarlo y crear un clima de reconciliación nacional que tanto hace falta.

Carlos Lepe Agusto

Administrador Público, Universidad San Sebastián. Licenciado en Ciencias Políticas y Gestión Pública en la Universidad San Sebastián.

A %d blogueros les gusta esto: