El Centralismo Mata

Las últimas semanas las noticas nacionales han replicado constantemente el mensaje de la autoridad sanitaria sobre el retroceso de la pandemia en Chile. Luego de que los algidos meses de contagio en la capital del país comenzaran a quedar atrás, el informe de casos diarios se basó en el plan de des confinamiento, en la baja tasa de casos positivos, y en la disminución de las críticas condiciones que enfrentó la región metropolitana durante los meses de junio y julio.

Si hace algunos meses atrás estábamos siendo bombardeados por la llamada “batalla de Santiago” y cómo nuestra capital debía derivar pacientes a distintas regiones para poder sobrellevar el oscuro momento que estaban viviendo. Sin embargo, con la leve mejoría que han ido teniendo en dicha zona en el último tiempo, hoy nos encontramos bombardeados de noticas de des confinamientos, uso de espacio públicos y una sensación de que lo peor de la pandemia ha pasado.

Lamentablemente la lógica centralista tanto de nuestra autoridad como de nuestros medios de comunicación harto mal le han hecho a la región del Biobío. Esa falsa sensación de mejora basado en la realidad de nuestra capital, se expandió por todos los rincones de nuestro país, siendo tan catastrófico como el fracasado discurso de la nueva normalidad. La gente en zonas como la provincia de Concepción comenzó a empaparse de esta mentalidad, descuidando sus medidas sanitarias, y perdiéndole el miedo a la pandemia.

La consecuencia de eso está a la vista, nuestra región está pasando por el peor momento desde que llego el Covid a Chile, y lo que es peor, uno puede hacer una correlación directa con las aglomeraciones de hace unas semanas en casa comerciales y malls para festividades como el día del niño, con la crítica situación actual que estamos viviendo en la región, sobretodo en la provincia de Concepción. Sin embargo, nadie habla de “la batalla del Biobío” por ejemplo.

Casi todos los actores relevantes de la región no se han cansado de señalar que las cuarentenas y medidas drásticas de las últimas semanas han llegado 5 meses tarde. Ese argumento responde al excesivo centralismo de nuestro país, el cual se fomenta aún más en situaciones de emergencia. Nuestra autoridad sanitaria debido al colapso de nuestra capital, descuido la realidad de las regiones frente a la pandemia, y si a eso le agregamos que las autoridades regionales no cuentan con facultades para determinar medidas sanitarias a nivel regional, es fácil entender porque nos encontramos en esta precaria situación.

Raya para la suma nuestro sistema centralista está arraigado en nuestro ADN como un cáncer que solo perjudica la eficiencia y la capacidad de respuesta de nuestro país frente a las crisis, aumentando el número víctimas por culpa del excesivo poder de Santiago.

Lucas Serrano Barraza

Cientista Político con Magister en Política Públicas de Universidad de Chile (c), Docente Universitario, y amante de los asuntos públicos.

A %d blogueros les gusta esto: